domingo, 21 de febrero de 2016

Mousse de naranja






Un postre fresco se adapta a cualquier menú y es indicado para saborear durante todo el año. Esta mousse de naranja es muy rica y simple de preparar. Una fórmula que puede constituir su reserva de postre en la heladera, a la espera de esa visita inesperada... Para no perdérselo.

 
Lo que lleva:

·  gelatina de naranja 1 CAJA CHICA
·  agua caliente 1 TAZA
·  jugo de naranjas colado 1/2 TAZA
·  clara 1
·  azúcar 3 CUCHARADAS
·  crema de leche batida a medio punto 100 GRAMOS
·  licor de naranja (Grand Marnier o Triple Sec, o Curacao) 1 COPITA
·  naranjas "peladas a vivo" 3
·  azúcar impalpable tamizada, para espolvorear (OPTATIVO)


Cómo se hace:


PASO 1 (5 MINUTOS)

Pele las naranjas a vivo de la siguiente manera: córtele los polos interesando cáscara y hollejo blanco. Del mismo modo, rebánele la cáscara de los costados. Deslice la hoja de un cuchillito entre el hollejo de un gajo y la pulpa. Deslice el cuchillito sobre el hollejo para desprender el gajo. ¡Siga así hasta desgajar toda la naranja! Reserve hasta utilizar.


PASO 2 (10 MINUTOS)

Vierta en un bol la taza de agua caliente. Espolvoree la gelatina sobre el agua y bata con un batidorcito de alambre hasta disolverla bien. Agréguele el jugo de naranjas colado y vuelva a mezclar con el batidor. Estacione la gelatina en la heladera hasta que espese, pero sin que llegue a solidificarse del todo (tiempo no contemplado en el relojito).
 

PASO 3 (13 MINUTOS)

Tome un bol bien limpio (sin restos de materia grasa: ése es el secreto del éxito) y bata la clara a nieve. Agréguele el azúcar de a una cucharadita por vez, batiendo bien después de cada adición. Una vez que haya incorporado la cantidad indicada, siga batiendo hasta obtener un merengue bien firme, que al levantar el batidor forme picos duros.


PASO 4 (15 MINUTOS)

Pasada aproximadamente media hora controle la gelatina ¿Ya espesó? Entonces retírela de la heladera y bátala con la batidora eléctrica hasta que esté bien espumosa. Bata la crema de leche a medio punto, es decir sin que llegue a chantillí. Mezcle la gelatina espumosa con el merengue que hicimos anteriormente y con la crema de leche batida.


PASO 5 (45 MINUTOS)

Perfume la mousse de naranja con el licor que haya elegido. Distribúyala en copas, llenándolas hasta las ¾ partes y estaciónelas en la heladera hasta que la mousse esté firme. Decórelas con los gajos de naranja pelados a vivo y alguna cerecita. En el momento de servir el postre espolvoree las copas (o no...) con el azúcar impalpable tamizada.










viernes, 19 de febrero de 2016

Ensaimadas



Ahora, ubíquese en otra nube, y entienda una vez más el hastío de Alfonsina Storni: "Casas enfiladas, casas enfiladas/ casas enfiladas. / Cuadrados, cuadrados, cuadrados. / Casas enfiladas. / Las gentes ya tienen el alma cuadrada, / ideas en fila, / y ángulo en la espalda./ Yo misma he vertido ayer una lágrima.../ ¡Dios mío, cuadrada!"... Ahora aterrice y disuelva 125 gramos de azúcar molida en 125 gramos de agua caliente y mézclelo con 3 huevos batidos. Incorpore a esto el bollito levado y, mientras lo deshace muy bien con los dedos (no es tan fácil, ¿eh?) agréguele la harina necesaria como para formar una masa elástica que no se pegue ni a las manos ni a la mesa (más o menos 300 a 350 gramos). Entonces ponga el bollo en un recipiente aceitado (acéitele también la superficie), tápelo y olvídese hasta que se haya hinchado al doble o el triple. Llegó el momento de armar las "ensaimadas"! Tome un trozo de masa del tamaño de una mandarina venida a menos y córtela por la mitad, horizontalmente. Entonces estire cada trozo dejándolos finitos como papel. Luego pinte la superficie de cada rectángulo con margarina o manteca derretida y arróllelos por separado, como si fueran piononos. Finalmente enrosque cada arrollado sobre sí mismo formando una espiral. Coloque las ensaimadas sobre una placa enmantecada y enharinada, espaciadas entre sí. Proceda igual con el resto de la masa. Una vez listas, tápelas con un repasador y déjelas descansar hasta que estén bien hinchaditas. Entonces salpíquelas con agua, espolvoréelas con azúcar molida y métalas en horno caliente. Al cabo de 10 minutos espíe y llame a la señora de al lado para que le dé envidia: ¡se habrá inflado hasta "ensaimarse" de verdad! Cuando estén doraditas retírelas y espolvoréelas con azúcar impalpable puesta en un colador.


 ¡Gracias, Mabel!



jueves, 18 de febrero de 2016

Torta acaramelada de frutas

(10 PORCIONES)

Aquí sí, una torta muy sencilla... ¡pero hecha al revés! Al final se encontrará con la sorpresa...¡una exquisita torta de bananas! Vale la pena aprender a prepararla.

INGREDIENTES:

1 TAZA DE AZÚCAR + 4 CUCHARADAS
DULCE DE LECHE CANT. NECESARIA
4 O 5 BANANAS O MANZANAS
4 HUEVOS
1 CUCHARADITA DE ESNCIA DE VAINILLA
4 CUCHARADAS DE HARINA COMÚN

PROCEDIMIENTO: 

Ponga 1 taza de azúcar en una sartén y llévela a fuego fuerte hasta que empiece a fundirse. Mueva la sartén y, mézclela con una cuchara hasta que forme un caramelo. Vierta el caramelo en una asadera mediana y extiéndalo para cubrir el fondo. Cuando se enfríe, úntelo con abundante dulce de leche. Pele las bananas o las manzanas, córtelas en rodajitas y cubra prolijamente con ellas totalmente el dulce de leche de la asadera. Bata los huevos con las 4 cucharadas de azúcar y la esencia de vainilla, hasta que espesen y crezca como el sambayón. Deje de batir u únale la harina con movimientos envoloventes (yo uso batidor de alambre) Vierta el batido sobre las bananas o las manzanas y extiéndalo con una espátula, a fin de cubrirlas bien. Cocine la torta a horno caliente hasta que se note dorada (7 a 10 minutos). Retire del horno e inviértala sobre una fuente. Pero no saque del molde. Apoye sobre ella un repasador húmedo, 5 minutos. Retire el molde y... ¡a disfrutar!

miércoles, 17 de febrero de 2016

Mermelada de duraznos


Cómo se hace:

Pele 2 kilos de duraznos, deseche los carozos y corte la pulpa en trocitos. Colóquelos en un bol, cúbralos con 1 y ½ kilo de azúcar, rocíe con el jugo de 1 limón y déjelo en la heladera hasta el día siguiente. Ponga los duraznos con todo el jugo en una olla y lleve a fuego fuerte, revolviendo con cuchara de madera hasta que espese, comience a “rezongar” y, al revolver, pueda ver el fondo de la olla. Envase en caliente, tape y almacene.


Versión 2:

INGREDIENTES

Duraznos maduros, 1 kilo
Azúcar, cantidad necesaria
Jugo de 1 limón

PREPARACION

Lave los duraznos y, sin pelarlos, córtelos en trozos. Deseche los carozos.
Mida la pulpa por tazas y póngalas en una cacerola que no sea de metal (o en un bol… ¡bah!) junto con igual volumen de azúcar. (Ej: para 3 tazas de pulpa, 3 tazas de azúcar).
Rocíe el azúcar con el jugo de limón. Tape el bol y estaciónelo en la heladera hasta el día siguiente.
Al día siguiente pase el contenido del bol con todo el juguito que se haya formado (¿vio qué cantidad?) a una cacerola.
Haga hervir a fuego fuerte, revolviendo ocasionalmente con cuchara de madera hasta que la preparación espese y, al surcarla con la cuchara proteste y diga: “Brzllll”… dejando ver el fondo de la cacerola (usted me entiende…). Pero, por las dudas, controle el punto de mermelada del siguiente modo: aparte la cacerola del fuego (para que no siga tomando punto) y vierta un poquito de la preparación en un platito. Déjela enfriar. Una vez fría, súrquela con un dedito o una cuchara: si al enfriarse, los bordes del surco tienden a unirse… ¡todavía le falta punto! Hágala hervir un poco más. Si, en cambio, las orillitas quedan bien separadas… ¿qué espera para envasarla en frascos bien esterilizados y taparlos herméticamente intercalando, entre la tapa y la superficie del dulce, dos discos de papel de filtro (el mismo papel que usa para hacer café) bien empapados en alcohol fino? (Si mi método le parece obsoleto… ¡cómprese una de esas maquinitas especiales para sellar envases!).

VARIANTE

Otra forma de obtener una mermelada rica: pele la fruta, quítele el carozo y procésela. Mida la pulpa por tazas. Aparte, prepare un almíbar a punto de hilo fuerte con igual volumen de azúcar y agua más el jugo de 1 limón. Agréguele la pulpa procesada y deje hervir despacio, removiendo de vez en cuando con cuchara de madera, hasta que tome el punto deseado.